• Todo
  • Destacados
  • ESTILO DE VIDA
  • NOTICIAS
  • PRODUCTOS
  • RECETAS
  • RESTAURANTES
  • VIAJES
Esta receta de tarta de queso sin horno es un básico en mi casa. Además, no es la típica tarta de queso, lleva dos ingredientes que sorprenden muchísimo, ¿adivinas cuáles? Te lo cuento: gelatina y mermelada de limón. Es una receta sencilla, fresca, divertida y muy original. El limón le aporta un toque cítrico delicioso, la gelatina, la consistencia y el queso philadelphia junto con la nata, le dan la tan deseada cremosidad. Tienes que tener en cuenta que tiene que cuajar, por lo que hay que calcular bien los tiempos, yo siempre la hago el día anterior, tanto si es para una comida, como si es para una cena. Vale, sí, ¡soy un poco angustias! si es para una cena podrías hacerla ese mismo día por la mañana a primera hora, dejando que se enfríe en la zona más fría de la nevera.
Cada vez que hago esta receta de mermelada casera de limón, el sabor me lleva a mi infancia, al jardín de la casa que tenían mis abuelos en Soto del Real y me encanta. Es una de esas tradiciones culinarias que en mi familia va pasando de generación en generación. Cierto es que, no es la típica mermelada que se encuentra en el supermercado o que te ponen en un brunch. Pero aquellas personas que la han probado, siempre me han pedido la receta y ha pasado a ser uno de sus básicos en los desayunos o meriendas. Sigue leyendo, ya que te cuento más trucos para usarla y darle un toque diferente a tus postres.

En cumplimiento de de la Ley, te informo que este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más Información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar