dieta macrobiótica

LA MACROBIÓTICA – ¿ES UNA DIETA O UN ESTILO DE VIDA?

Cuando era pequeña y vivíamos en Menorca (previo a Formentera) nuestra alimentación o dieta era macrobiótica, al igual que el estilo de vida que practicábamos. Cierto es que recuerdo poco, ya que tenía 3-4 años. Quizá que mi perro se llamaba tahini, que no comía chuches, tampoco nada animal y que odiaba las algas.

No suelo practicar un estilo de alimentación X o dieta, y menos macrobiótica, pero siempre me ha interesado. El motivo puede ser por mi infancia, por adquirir más conocimiento acerca de la energía, porque si escucho mi cuerpo cuando ingiero un alimento frente a otro, me siento de una manera u otra, porque me dedico a la gastronomía con todo lo amplio de esa palabra o por un largo etc.

Lo que tengo claro es que me siento cercana a esa filosofía de vida, aunque no tenga realmente ni idea, de ahí que me haya apuntado a una de las mejores escuelas de España, Escuela de Vida, para profundizar. De momento, no sufras, ¡no me voy a convertir! por ahora amo los ibéricos, los huevos, el vino y etc. pero sí que voy a hacer es aprender todo lo que pueda y compartirlo.

LA MACROBIÓTICA – ¿DIETA O ESTILO DE VIDA?

Para escribir sobre la macrobiótica he contado con mi profesora, María G Casal, quien nos va a explicar los detalles, por ejemplo, si es una dieta o un estilo de vida, el origen, el yin y el yang, etc.

Al ser un post introductorio, son preguntas y respuestas generales, si quieres profundizar más acerca de cualquier tema, te invito a que la escribas, para que te pueda ayudar, ya que yo estoy en pleno aprendizaje, sobre todo en cuanto alimentación.

ENTREVISTA A MARÍA G CASAL – ESCUELA DE VIDA

1- ¿Qué es la macrobiótica? ¿Filosofía de vida, una dieta o un estilo de alimentación?

Definir la macrobiótica es complicado, al igual que lo es definir la vida. La macrobiótica es una forma de entender todos los fenómenos, desde su origen sutil y energético, hasta su manifestación física.

Los fenómenos externos e internos, los físicos y los emocionales. Se le presta mucha atención a la alimentación, ya que es la base de nuestra salud, pero en su origen, no era una “dieta” para sanar enfermedades, ni para estar más o menos equilibrad@, más o menos alcalin@ y etc. Era una forma de entender y de enfocar la vida (lo que comes incluido, por supuesto), en función de cual fuera el motor de vida de la persona. Era parte de un enfoque más filosófico y espiritual que nutricional.

Cada uno debe de comer, para lograr cumplir sus sueños. Michio Kushi

2- ¿Qué tiene que ver con la medicina oriental?

Su base de estudio y de entendimiento, es la medicina oriental, aunque es un término tan genérico, que conviene matizar. La base de la macrobiótica es la sabiduría taoísta, madre de la actual medicina tradicional china, de la reflexología, del shiatsu, etc.

El denominador común: La comprensión de las fuerzas que interactúan y crean la vida, de sus relaciones y sus manifestaciones físicas.

3- ¿Por qué se habla del Yin y el Yang?

Es precisamente de la interacción de estas “2 fuerzas” de las cuales surge la vida. Pero no hace falta llamarlo Yin y Yang, si nos suena demasiado a “chino”. La Física cuántica no las llama así, pero igualmente las identifica, como las fuerzas creadoras del Universo que conocemos.

4- ¿De dónde viene la macrobiótica?

Se remonta tanto en el tiempo, que es difícil de saber. Hipócrates hablaba de las energías sutiles que creaban la vida y de la importancia del alimento para la salud. Incluso, tenía ciertos remedios muy parecidos a los que ahora conocemos en la macrobiótica “moderna”.

La macrobiótica, en época más reciente, llegó a occidente de la mano de profesores japoneses: George y Lima Osawa, Herman y Cornelia Aihara, Michio y Aveline Kushi, por eso, nos llegó acompañada de ciertos productos típicos de la gastronomía oriental.

4- ¿Se puede llevar a cabo un estilo de cocina macrobiótico o próximo a la macrobiótica y no practicar el resto de la filosofía?

¿Un estilo de cocina macrobiótico? ¿Te refieres a comer sopa de miso, arroz con gomasio y azukis? ¡Claro! Podemos comprar un libro y seguir sus menús, reduciendo ciertos alimentos e incorporando otros. Y seguro que nos sentiremos mejor, simplemente por el hecho de escoger alimentos de mejor calidad.

Pero sin un por qué, sin una comprensión de lo que hacemos y para qué lo hacemos, entonces es cuando pierde todo el sentido y se convierte sólo en una “dieta”. Una dieta que sentiremos restrictiva, exigente, rara, excéntrica y que al final abandonaremos, como ocurre con todas las “dietas”.

“La Macrobiótica” no es sólo lo que comes.

5- ¿La puede practicar cualquier tipo de persona?

¡Por supuesto! Aunque cada persona tendrá que adaptarla según cual sea su “sueño”, su estilo de vida, su actividad, su edad, el clima donde viva, su condición de salud, etc.

6- ¿Qué beneficios aporta a una persona llevar este tipo de alimentación?

Desde un punto de vista “nutricional” es una estructura que le aporta al cuerpo todo lo que necesita, de la forma más eficiente posible.

Máximo resultado con el mínimo esfuerzo.

7- En la dieta macrobiótica, ¿cuál es la división de los alimentos y por qué?

Se dividen los alimentos (como todos los fenómenos de la vida) según estas “2 fuerzas” de las que hablábamos antes, el Yin y Yang. Hay alimentos que tienen una buena relación entre ambas, los llamados “alimentos centrados”. Y hay alimentos que tiene una clara predominancia de una de ellas, “alimentos extremos”.

En general, la idea es que los alimentos centrados, sean la base de la alimentación, (como lo han sido siempre en todas las tradiciones) y los alimentos extremos, sean una pequeña parte de la dieta ¡Básicamente, es sentido común!

8- ¿Cómo debe ser el montaje o elaboración de un plato equilibrado?

Va a depender muchísimo de las necesidades de cada persona, pues elaborar un plato equilibrado para todo el mundo, es muy arriesgado. La base de nuestra alimentación deberían de ser los cereales integrales, las legumbres y las verduras, acompañados en menores cantidades de semillas y frutos secos, frutas y algas.

Esta base, se parece bastante al famoso Plato de Harvard.

Y dejar el resto de alimentos, para esa pequeña parte de la alimentación, en la que la prioridad no es dar al cuerpo el alimento más eficiente, sino el que más le hace disfrutar. Cosa que por otro lado, ¡es muy importante también y en ningún caso debemos olvidar!

A partir de esta entrevista, voy a ir compartiendo recetas, información, trucos, nuevos apichuskis y etc. relacionados con el primer nivel de mi formación, sobre la alimentación o dieta macrobiótica. Si te surgen dudas, ¡sería maravilloso que nos las cuentes y poder ayudarte!

Para las recetas se recomienda usar alimentos de calidad, mejor orgánicos y biológicos, te comparto también dónde suelo comprar: Ecocentro, La Colmena, Cómete Las Ventas, Cobardes y Gallinas.

Sin Comentarios

Publicar un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

En cumplimiento de de la Ley, te informo que este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más Información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar