TRUCOS PARA VIAJAR CON NIÑOS

| |

Viajar con niños es uno de los grandes retos que se plantean dentro de la paternidad. Con este post se pretende dar pequeños trucos para viajar con bebés hasta niños de 2 años, para ayudar a los padres novatos a la hora de emprender las deseadas vacaciones con los más peques de la casa.

Una cosa está clara: hay que cambiar la mentalidad. Viajar con niños no es lo mismo que viajar los adultos solos, pero se puede, y es una experiencia gratificante para toda la familia. Se va a necesitar más tiempo para organizar el viaje, quizá plantear un viaje diferente más enfocado a actividades infantiles, para hacer la maleta e incluso para ir al aeropuerto, pero, aunque esto pueda parecer abrumador hay que saber que todo pasa y que se sobrevive. ¿La clave? paciencia y calma.

Son muchas las preguntas que surgen cuando se prepara un viaje con niños: ¿Qué me llevo? ¿debo elegir un hotel o mejor una casa? ¿Viaje en avión o en coche? ¿En España o en el extranjero? ¡Paso a paso!

ANTES DE VIAJAR CON NIÑOS

Hay varias cosas a tener en cuenta antes de viajar con niños, y el preparar bien el viaje es clave. Ojo, que no hay que ser un fanátic@ del control y llevar todo como una hoja de Excel, más que nada por que esta es la primera cosa que no funciona con los peques. Aún así, hay varias cosas que conviene pensar con antelación y tener preparadas.

DECIDIR EL DESTINO Y BUSCAR INFORMACIÓN

Si se va a viajar con niños por España es más sencillo, en este caso basta con decidir el destino a visitar y las actividades a realizar. El tema cambia bastante cuando se decide viajar al extranjero:

  • El primer punto para viajar con niños es asegurarse que el país es seguro y que se van a poder realizar actividades. En muchas guías de viajes hay ya capítulos especiales para esto.
  • Comprobar si hace falta pasaporte o en su defecto, DNI. Sobre todo, en caso de viajar en avión, ya que van a pedir la documentación de toda la familia. Tanto el DNI como el pasaporte se pueden realizar en las comisarías de Policía, con cita previa. Para el carnet hace falta solo la presencia de uno de los progenitores, mientras que para hacer el pasaporte tienen que acudir los dos, con el bebé.
  • ¿Hace falta visado para visitar el país? Lo ideal es consultar la página web de la Embajada. Estas páginas cuentan con toda la información necesaria para los turistas, y se puede comprobar si hace falta visado o si, por el contrario, hay acuerdo con España y la entrada es libre. Siempre hay que tener en cuenta los días de estancia que se permitan, para adaptar el viaje a los mismos.
  • ¿Es necesario vacunarse? En caso afirmativo, ¿qué vacunas hacen falta y dónde se pueden poner? ¿Qué medicamentos debería meter en el botiquín? La mejor fuente de información para consultar son los Centros de Vacunación Internacional del Ministerio de Sanidad. Con pedirles hora por Internet informan de todo lo necesario a nivel sanitario, e incluso algunas vacunas las ponen en el propio centro. Se puede consultar también con el Centro de Salud propio, ya que, de igual manera, también pueden poner algunas vacunas.
  • Si se viaja con un bebé y se está en el periodo de lactancia materna exclusiva, es importante conocer si está bien visto dar el pecho en público. Aunque esto es algo natural y precioso, hay algunas culturas en las que no está bien visto, por lo que es mejor saberlo de antemano para evitar posibles problemas. Hay países en los que se habilitan espacios privados para ello, otros en los que con usar un delantal de lactancia es suficiente o aquellos en los que no supone ningún problema. Ante la duda, mejor preguntar.
  • ¿Hace falta seguro de viajes? Sí, preferiblemente. Si se tiene contratado un seguro sanitario privado conviene hablar con ellos antes para tener claras las coberturas en el extranjero. En caso de coger avión, conviene contratar un seguro de cancelación, y comprobar si la tarjeta de crédito con la que se paga el viaje cuenta también con seguro. Actualmente, hay muchas aseguradoras que ofrecen seguros de corta duración para cubrir viajes cortos y a precios competitivos, por lo que no está de más echar un ojo a las ofertas que tiene. Conviene también, tener localizados los números a los que llamar en caso de tener que utilizar dichos seguros.
  • Divisa: Si se viaja a un país que no esté en la zona euro hay que analizar si compensa cambiar dinero aquí o sacar de un cajero en el país de destino, así como, si es posible pagar todo con tarjeta de crédito. Hay que tener en cuenta las comisiones bancarias que cobra el banco en todos los casos. Ciertas divisas no se pueden conseguir en España, por lo que la opción tiene que ser sacar en el país; en la actualidad, hay entidades bancarias que ofrecen tarjetas con un coste menor cuando se saca dinero en el extranjero. Otra opción es llevar en efectivo un importe pequeño, que pueda cubrir los gastos a la llegada (taxis, snacks, etc.), y sacar en un cajero al llegar al destino.

¿CÓMO HACER EL TRAYECTO AL VIAJAR CON NIÑOS?

Lo primero que hay que hacer a la hora de viajar con niños es calcular la distancia al destino. Los peques no aguantan tanto tiempo quietos como un adulto, por lo que el tiempo de viaje es algo a tener en cuenta. El trayecto forma parte del viaje, y hacerlo agradable puede marcar el resto de las vacaciones. Tanto si se viaja en coche como si va en avión, es preferible programarlo para la hora de irse a dormir, ya sea por la noche o en la hora de la siesta. De este modo, se consigue que los peques duerman durante el trayecto y eso, en ambos casos, es de agradecer.

Si se opta por viajar con niños en avión, la primera opción tiene que ser siempre un vuelo directo, si existe esta opción. Si hay que hacer escala hay que asegurarse que se cuenta con tiempo suficiente para coger el siguiente vuelo. No hay nada más estresante que tener que salir corriendo por el aeropuerto, y encima con un carrito y un bebé. Otra opción a tener en cuenta, en caso de escala, es pasar una noche en el destino de la escala y coger el siguiente vuelo al día siguiente. De este modo, el viaje se puede hacer menos pesado, seguro que el peque lo agradece.

Otro punto a tener en cuenta si se viaje en avión son las compañías low cost. Estas compañías suelen volar a aeropuertos algo más alejados, por lo que habría que sumar más horas de trayecto. Hay que analizar si compensa pagar un poco más, pero ganar en comodidad. Además, muchas de estas compañías no incluyen maletas en el billete, además del tema del equipaje de mano, que es totalmente necesario para viajar con niños, por lo que el coste del billete se puede disparar si finalmente, hay que incluir bultos adicionales.

Si se opta por un viaje en coche, el punto de partida es si se viaja en coche propio o en uno alquilado. ¿Y esto por qué? Fácil, la silla del coche. Es uno de los accesorios más grandes de los niños, y de los que más abulta. Una solución, si se trata de uno de alquiler, es hablar con la empresa para comprobar que se puede alquilar también la silla. De esta manera se ahorran bultos de equipaje. Eso sí, hay que calcular el importe que van a cobrar por el alquiler de la silla, porque incluso puede compensar comprar una de segunda mano, facturarla y luego dejarla allí.

¿HOTEL O APARTAMENTO?

Está claro que los hoteles tienen sus ventajas para viajar con niños, ya que cuentan con servicio de habitaciones, comidas y muchos de ellos, con servicio de niñer@. Sin embargo, hay que pensar en la comida de los mismos. En un hotel las opciones son las que son y puede que al peque no le gusten los platos de la carta o que no se le hayan introducido aún. Por ese motivo, el alquilar una casa tiene sus ventajas, ya que se puede cocinar de acuerdo a los gustos o dieta del niño, tanto si se está con purés o con el método BLW.

Si el peque ya duerme en una cama, este punto no es importante, pero en caso de que no sea así, hay que acordarse de preguntar, en ambos casos, si cuentan con cunas. En caso de que la familia haga de manera habitual colecho, esto no es necesario, puesto que están acostumbrados a dormir juntos, pero aquellas familias que no colechen, mejor que se aseguren desde el primer momento que el alojamiento cuenta con cuna. Si no es el caso y se puede viajar con cuna propia, hay que contar ya con ese hueco en el maletero, o recurrir a empresas de alquiler de productos para bebés, que están proliferando a día de hoy.

El siguiente punto para viajar con niños es la accesibilidad y comodidad. Hay que contar que, en la mayoría de los casos, se viaja con una silla, la cual hay que subir y bajar de la habitación, por lo que conocer de antemano la ubicación del hotel/casa es algo a tener en cuenta, así como, si cuenta con escaleras, ascensor, etc.

EL EQUIPAJE

Ropa cómoda. Esta tiene que ser la clave a la hora de hacer la maleta para viajar con niños, y, sobre todo, de cara al trayecto. La mayoría de los adultos opta por ropa de sport para sus desplazamientos, por la comodidad que implica, además de ser más ancha y apretar menos, ¿no? Pues esta misma máxima hay que tenerla en cuenta también al viajar con niños. Ropa que les permita moverse, no les roce o haga daño es primordial para los viajes. Y, sobre todo, es importante evitar los famosos “por si acaso”, ya que la maleta del niño termina siendo más grande que la de los padres.

En este apartado hay que meter, de nuevo, el tema de la alimentación. Si el bebé está tomando leche de fórmula, y se viaja fuera de España es importante calcular lo que se va a llevar en función de sus tomas, siempre añadiendo un poco más. Es aconsejable no cambiarles la leche, ya que no se sabe si pueden tener alguna reacción alérgica. Los experimentos, mejor en casa. Si aún así se acaba, tampoco hay que entrar en pánico. Si se le está dando una marca comercial es bastante probable que esté también en el país de destino, por lo que se podrá comprar la misma. En caso de que sea algo más específico lo mejor es acudir a una farmacia.

Respecto a los pañales, es un producto estándar y fácil de encontrar en la mayoría de los países, a no ser que se usen algunos muy específicos. Abultan mucho en la maleta, por lo que una buena opción es llevar los necesarios para el viaje, y comprar más en el destino. Quizá no sean la misma marca que se usa habitualmente, pero seguro que sirven.

Hay que tratar de llevar todo lo necesario en una misma bolsa de mano, en la no puede faltar: la leche de fórmula (en caso de que la tome), biberón y botella de agua para prepararlos (ojo, que siempre se puede pedir el agua en el avión o comprarla en el aeropuerto), potitos, toallitas húmedas, pañales, crema para el culete, comida para picar (algo que le guste de verdad, no es momento para innovar), dos mudas, bolsas de plástico (para los pañales sucios, por si se ensucia la ropa o por si vomita), juguetes, papeles y lápices para pintar, una tablet o móvil con películas y música que le gusten, auriculares, e importante, para el despegue y el aterrizaje, el chupete o algo que pueda morder y succionar, ya que eso les ayuda con la presión en el oído. Si aún toma pecho, lo mejor es hacer coincidir la toma con esos momentos.

No puede faltar tampoco un botiquín a la hora de viajar con niños. Hay que prevenir y llevar Dalsy o Apiretal, ya que hay lugares en los que, al ser para bebés, piden una receta médica para comprarlo. Si se marea, antieméticos, o lo que es lo mismo, fármacos para el mareo; a partir de los dos años pueden tomar Biodramina infantil, antes de esta edad es mejor consultar con el pediatra. Gel hidroalcólico, termómetro, gasas y suero fisiológico en monodósis, sobres de suero oral y probióticos, crema solar, antimosquitos y antiquemaduras, tijeritas para cortar las uñas, tiritas, un pequeño bote de Betadine, antihistamínicos, para los alérgicos e inhaladores para los asmáticos. Y, si aún sobra espacio, más toallitas húmedas.

Otro tema a tener en cuenta es el carrito. La mejor solución es un carrito ligero todoterreno, tipo Baby Jogger o MacLaren. Son fáciles de transportar, puedes ir directamente a la puerta de embarque con ellos, ojo, que no embarcarlos, a no ser que se tenga un Yoyo, el cual, sí que se puede subir al avión, el resto de carros hay que facturarlos. Pueden servir de cama provisional para las siestas, son ligeros, transpirables, pero también, puedes protegerlos del frío con una manta o con una cubierta para la lluvia. Además, funcionan bien en casi todo tipo de terrenos.

Las mochilas de porteo son también unos grandes aliados. Al tener que facturar el carro, bien al inicio del viaje o bien al llegar al avión, luego no se puede recoger hasta la recogida de equipajes, por lo que poder llevarlos en la mochila es una gran ayuda. Conviene estudiar bien el modelo de porteo por el que se quiere optar, y asegurarse siempre de que ergonómicamente, es adecuado. Marcas como Ergobaby cuidan al máximo este hecho.

VIAJAR EN AVIÓN CON NIÑOS

Si de todas las opciones se ha optado por viajar con niños en avión hay que tener en cuenta el tiempo de espera en el aeropuerto, así como el propio vuelo para hacer que el viaje sea lo más llevadero posible.

EN EL AEROPUERTO

Hay que recordar que, aunque al viajar con niños se suele tener prioridad tanto en los controles como en los embarques, hay que ir con tiempo, y con algunos puntos ya cerrados o al menos identificados:

  • Salir de casa con tiempo suficiente es clave, y si se llega demasiado pronto, se puede aprovechar para ir a jugar con los niños a la zona de juegos del aeropuerto. El objetivo: cansarlos, ya que cuanto más jueguen, antes se dormirán en el avión.
  • La facturación es mejor hacerla online, para luego así solo tener que dejar el equipaje. Hay que intentar minimizar los tiempos de espera haciendo colas.
  • Cada aerolínea tiene su propia política de equipaje para niños y bebés, pero si todavía van a viajar en el regazo, ojo que hay muchas que no te dan equipaje extra para el bebé. A veces, son unos kilos adicionales en la maleta de uno de los padres. Igual sucede con el equipaje de mano. Cada aerolínea es distinta, por lo que es mejor averiguarlo antes para no encontrarse con sustos el día del viaje.
  • Comprobar si la compañía aérea o el aeropuerto tienen un servicio de asistencia para familias. No todos cuentan con este servicio, pero si está, no hay que dudar en hacer uso de él, ya que ayudarán en todo lo que puedan, desde que embarques hasta el destino.
  • En algunos aeropuertos hay controles de seguridad para familias al viajar con niños. Si lo hay, hay que ir por ahí sin dudarlo. Es rápido, y además el resto de viajeros están en la misma situación, por lo que suele haber más empatía. Además, permiten pasar toda la comida que el niño necesite durante el viaje: fórmula, cereales, potitos, fruta… Tan solo hay que ponerlo todo en una bandeja al pasar por seguridad. Las cremas o geles del bebé, sin embargo, tienen que estar dentro de los 100 ml. Si no, deben ir facturadas.
  • El carrito tiene que ir plegado en la cinta. Si se ha optado por facturarlo al inicio del viaje hay que embalarlo muy muy bien, ya que puede sufrir golpes.
  • A la hora de pasar el control, el bebé tiene que ir en brazos con uno de los padres, y pasar el arco de detección de esta manera. Si el niño anda, y quiere, puede pasar solo. A muchos les da un poco de miedo, por lo que la mejor opción es que lo pasen junto con los padres.
  • A muchos padres les preocupa el hecho de poder perder a sus hijos en el aeropuerto. En la actualidad hay dispositivos de localización GPS, que le pueden poner en la muñeca del niño y tenerlo localizado a través de la aplicación. El método más tradicional es escribir en su brazo el nombre y el número de teléfono de los padres, para que, en caso de pérdida, se puedan poner en contacto con ellos.

EN EL AVIÓN

La entrada y salida del avión, la elección del asiento y la duración del viaje son puntos muy importantes a la hora de viajar con niños. Hay que saber que para que vuelen de forma segura existe una regulación especial adaptada a su edad.

  • Las familias al viajar con niños tienen prioridad para embarcar, así que hay que estar pronto en la puerta de embarque para no perder esa oportunidad de pasar al principio, ya que luego es un lío colocarse en el sitio, con el niño, y todo el mundo parado esperando. Mejor entrar al inicio y organizar los asientos con calma.
  • Al igual que se pueden entrar los primeros, es bastante probable que toque salir los últimos. Aunque esto pueda parecer tedioso es de agradecer, ya que normalmente se necesita más espacio para recoger todo y comprobar que no queda nada por el suelo.
  • Si el niño es menor de dos años no ocupa asiento, por lo que tiene que ir en el regazo de uno de los padres, con un cinturón de seguridad especial para él, enganchado al del adulto. En este caso paga el 10% de la tarifa.
  • Para niños entre 2 y 11 años, se paga un % de la tarifa, nunca el 100% (dependiendo del trayecto) y ocupan asiento.
  • En el caso de que el niño sea menor de dos años, pero no se quiera ir con él en brazos, entonces se tiene que pagar como si fuese mayor de dos y además, se deberá de llevar una silla de coche homologada, con sello de calidad de la UE,ECE R44/03 ó ECE R44/04, en la que viajará el bebé.
  • Dependiendo del diseño del avión, se asignan unos sitios determinados, que son los que tienen las máscaras de oxígeno adaptadas para ellos.
  • Si se puede elegir sitio hay que conocer las ventajas y desventajas que ofrece cada zona a la hora de viajar con niños: 
    • Zona trasera: cuanto más atrás, menos se molesta al resto de pasajeros. Además, permite levantarse con más facilidad y pasear por el pasillo, además de la cercanía a los servicios, en los que hay cambiadores. En contra, tiene que suele haber más ruido y en muchas ocasiones los asientos no son del todo reclinables.
    • Mitad del avión: si la aerolínea lo permite, se pueden ocupar los asientos de la salida de emergencia, en los que hay más espacio, pero donde no se puede llevar nada de equipaje bajo el asiento.
    • Zona delantera: al igual que en la trasera, se suele molestar menos al resto de pasajeros, aunque el pasillo suele ser más estrecho.
    • La elección de ventanilla o pasillo ya depende de la flexibilidad que quieran dar los padres a los movimientos del peque.
  • En los viajes intercontinentales las aerolíneas cuentan con cunas confort para bebés de hasta 11 kg. Es más que recomendable solicitar estos sitios, si es posible, ya que cuentan con más espacio, además de la ventaja añadida de la cuna.
  • Para mantener a los niños entretenidos durante el viaje lo mejor es darle los juguetes que se han metido en el equipaje de mano, pero no todos de golpe, ya que esto hace que pierdan el interés. Si se van variando irá más entretenido. En la medida de lo posible, y para no molestar al resto de pasajeros es mejor evita los juguetes ruidosos y/o cantarines.

VIAJAR EN COCHE CON NIÑOS

Si, por el contrario, se ha optado por viajar con niños en coche, sobre todo, hay que tener en cuenta los tiempos totales del viaje, desde la llegada, las paradas durante el viaje, entre otras cosas.

  • Llevar siempre en el coche una silla homologada, ya sea propia o alquilada. Hay países en los que no se exige y los niños pueden viajar en brazos o incluso sentados en el asiento, pero esto no es nada recomendable, ya que en caso de accidente el niño no lleva las protecciones adecuadas y puede sufrir daños severos ¡y habría que hacer uso del seguro de viaje!
  • Por lo general, les molesta mucho el sol, por lo que es bueno llevar cortinillas en las ventanillas para proteger del mismo.
  • Si el niño tiende a marearse es más habitual que lo haga en un viaje en coche, por lo que llevar antieméticos (medicación para el mareo) es indispensable. Además, este tipo de medicación tiende a producir somnolencia, lo que permite conducir tranquilamente durante un rato.
  • Imprescindible tener a mano bolsas de plástico, toallas o toallitas húmedas, además de un par de mudas, por si vomita.
  • Al igual que en los viajes en avión, es importante que vaya entretenido. Su movimiento en el coche es más limitado, por lo que muchas familias optan por el entretenimiento de películas o tablets, que se pueden llevar en soportes especiales, enganchadas a los asientos delanteros. Otras maneras de mantenerlo entretenido sin tener que recurrir a la tecnología es ir sentado en el asiento trasero, jugando con él, cumpliendo siempre la normativa (cinturón para el adulto y silla para el niño).
  • Tener a mano agua y snacks.

Después de leer toda esta información puede parecer que viajar con niños no es sencillo, pero no es así. Ojo, el primer viaje puede resultar un poco estresante, pero poco a poco toda esta información se interioriza y sale de manera natural.

Y sí, son muchas cosas las que hay que tener en cuenta, pero al final de lo que se trata es de disfrutar del viaje, de la estancia y del tiempo en familia. La clave, como ya se ha dicho anteriormente, es tener mucha paciencia y mantener la calma.

Nota: algunas fotos son sacadas de Google y otras propias.

Comparte esto:
Previous

RECETA CASERA DE GAZPACHO DE FRAMBUESAS

RECETA CASERA DE TIRADITO DE LUBINA

Next

25 comentarios en “TRUCOS PARA VIAJAR CON NIÑOS”

  1. Un post completísimo que he leído con mucho detalle y con el que estoy de acuerdo. Mis hijos ahora son mayores, pero hemos viajado muchísimo con ellos. Muy de acuerdo en no elegir NUNCA compañías low cost, no merece la pena el ahorro. Y siempre llevar una neverita con agua fresca y picoteo para los niños.

    Responder
    • Muchas gracias Vanessa! La verdad que estos trucos a mí me han servido mucho, y sigo aprendiendo!
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder
    • Muchas gracias Chary! He intentado cubrir todo para ayudar a los padres novatos. Hay muchas cosas aquí que me hubiese gustado saber cuando empezamos a viajar nosotros con la nuestra 🙂
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder
  2. Toma!!
    Te has salido Iris Fogones!!
    Si tuviera hijos seguiría tus consejos al pie de la letra!!!
    Muchísimas gracias por compartir tus tíos see esta forma tan pro!
    Besazo!

    Responder
    • Te cambia, desde luego, pero se puede seguir viajando! Hay vida después de la maternidad 🙂
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder
  3. Yo cuando mis hijas eran pequeñas no me he puesto límites, aunque siempre hemos viajado en coche y he elegido normalmente apartamento, mucho más cómodo, sobre todo porque éramos 5

    Responder
  4. Tienes razón! De todo se sale! La paciencia es la clave. Vaya artículo más extenso y útil! Muchos jóvenes padres te lo agradecerán! Yo con mi hija de pequeñita he viajado mucho y nunca ha sido un engorro!!!

    Responder
  5. Irene, súper interesante y útil este post. Sin duda es necesario preveer cosas de antemano para viajar con peques!! Mil gracias

    Responder
    • ¡Muchas gracias Paula! A los que nos gusta viajar al final queremos seguir haciéndolo y hay que adaptarse a la situación.
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder

Deja un comentario

En cumplimiento de de la Ley, te informo que este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más Información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar