¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

| |

Son muchas las personas que sufren de alguna intolerancia alimenticia, como a la lactosa o al gluten. Sin embargo, muchas de esas personas no tienen idea de ello, ya que sus síntomas son leves y no se han hecho pruebas médicas.

La intolerancia a la lactosa, así como a otros alimentos puede provocar diferentes síntomas, sobre todo relacionados con el aparato digestivo: Hinchazón abdominal, gases, dolores o calambres abdominales, diarrea e incluso náuseas.

La intolerancia a la lactosa

Una persona muestra una intolerancia a la lactosa, es decir una afección del sistema digestivo, cuando no es capaz de descomponer y absorber adecuadamente la lactosa, que es un tipo de azúcar que contienen los lácteos como la leche, nata, yogur, mantequilla,

Esto ocurre debido a una deficiencia de la lactasa, una enzima responsable de descomponer la lactosa en componentes más simples, como la glucosa y la galactosa, para que puedan ser absorbidos por el intestino delgado.

Tipos de intolerancia a la lactosa

Se puede hablar de dos tipos de intolerancia, la primaria que es la forma más común, ya que a medida que algunas personas envejecen, su producción de lactasa tiende a disminuir. Y la secundaria, que sucede debido a una lesión o enfermedad en el revestimiento del intestino delgado.

¿Cuál es el diagnóstico recomendado?

Hay diferentes pruebas que se pueden realizar para identificar si una persona sufre de intolerancia a la lactosa, como la prueba del hidrógeno en el aliento o la prueba de tolerancia a la lactosa, ambas se deben hacer bajo la supervisión de un especialista.

Síntomas físicos de la intolerancia a la lactosa

Los síntomas relacionados con la intolerancia a la lactosa pueden variar en función de su gravedad. Asimismo, pueden aparecer minutos u horas después de consumir productos lácteos y pueden ser similares a los de otras afecciones gastrointestinales.

  • Hinchazón abdominal
  • Gases
  • Dolor o calambres abdominales
  • Diarrea
  • Náuseas

Alimentos sustitutivos

Para llevar un estilo de vida saludable y adaptado a esta intolerancia, se deben reducir o eliminar los productos lácteos, consumir productos lácteos con bajo contenido de lactosa o alimentos sustitutivos. También, existen suplementos de lactasa disponibles en forma de tabletas o líquidos, que pueden tomarse antes de consumir alimentos que contengan lactosa.

Lácteos sin lactosa

En el mercado se pueden encontrar todos los lácteos sin lactosa como la leche, yogur, mantequilla, helados y nata. Generalmente, son tratados con lactasa para descomponer la lactosa y son una excelente opción para usar lácteos en las recetas.

Bebidas y cremas vegetales

Hay una variedad de bebidas y cremas vegetales disponibles: Bebida y crema de almendra, de soja, de avena, de coco y de diferentes frutos secos. Por su naturaleza, son libres de lactosa y se pueden usar en recetas de la misma manera que la leche regular, sólo hay que tener en cuenta el sabor.

Crema de coco

La crema de coco es una opción sin lactosa que puede usarse en lugar de la crema láctea en muchas recetas. Agrega un sabor a coco y una textura rica a platos dulces y salados, por eso es recomendable incorporarla en cocina tailandesa, postres, etc.

Comparte esto:
Previous

Receta casera de limones rellenos

Receta casera de nata montada

Next

Deja un comentario