Receta casera de ají de gallina

| |

El ají de gallina es el resultado de la fusión de la cocina española y la cocina peruana. El ingrediente principal de la receta es la gallina, que con la combinación de la pasta de ají amarillo y los demás ingredientes queda deliciosa.

Elegir este ave como materia prima en vez del pollo aporta mucho más sabor ya que por lo general, esta es más sabrosa. Sin embargo, la receta también podría quedar rica con un pollo de calidad si no se dispone de este producto.

El ají de gallina

El ají de gallina es un plato tradicional peruano, se puede encontrar en muchos de los restaurantes peruanos de Madrid. Este es un tipo de pimiento o guindilla, este es uno de los sabores principales del plato. También tiene una variante picante, que suele ser el ají amarillo conocido como “Capsicum baccatum”, con el que se elabora la pasta para la salsa. Este suele ser muy aromático y con un toque afrutado.

Se supone que la creación de este exquisito manjar se remonta al siglo XIV, cuando en algunas partes de la región catalana se comía el Menjar Blanc, una especie de bocadillo con pechuga de pollo o gallina con algún fruto seco como nueces o almendras y acompañada de arroz. Con la llegada de los españoles a América del Sur este pintoresco bocadillo se introdujo a Perú y surgieron varias modificaciones en los ingredientes que dieron el resultado que se conoce hoy.

Receta de ají de gallina

Hay muchas recetas del ají de gallina, además de variaciones en los ingredientes dependiendo de los restaurante. Normalmente se suele elaborar con leche evaporada y nueces pecanas como dicta la receta tradicional. Estas también pueden ser sustituidas por leche vegetal y nueces comunes.

El ají es un producto que contiene una gran cantidad de vitaminas, que mejoran las dolencias articulares. Asimismo, contiene capsaicina y vitamina C, propiedades que ayudan a prevenir el cáncer y problemas de circulación.

Ingredientes para 2 personas

  • 1 gallina sin piel del Mercado de Chamartín
  • 2/3 vasos de caldo casero de gallina
  • 1 rama de apio cortado
  • 1 cebolla entera pelada y cortada
  • 180 g de cebolla de La Colmena que Dice Sí!
  • 1 puerro pelado y cortado
  • 1 hoja de laurel
  • 2 ajos pelados y laminados
  • 4 cucharadas de AOVE
  • 2 cucharadas de queso curado de QAVA
  • 1 cucharada de nueces, avellanas o anacardos de Biográ
  • 100 g de pan sin gluten
  • 1 vaso de bebida vegetal de almendras de Isola Bio
  • 25 g de ají amarillo de Goya
  • ½ cucharadita de comino en grano
  • 1 pizca de pimienta negra de Artemis
  • 200 g de patata cocida de Naturasí
  • 3 huevos cocidos de Cobardes y Gallinas
  • 1 pizca de sal
  • 4 cucharadas de arroz blanco hervido de Calasparra

Elaboración del ají de gallina

  1. Para hacer un buen ají de gallina se tiene que cocer la gallina, por un lado para que quede tierna y por el otro para hacer un caldo casero. Poner en la Crock Pot la gallina, la rama de apio, la cebolla entera, el puerro, la sal y el laurel y programar a baja temperatura durante 20 horas.
  2. Transcurrido el tiempo, filtrar y reservar el caldo. Desmenuzar la gallina en trozos no uniformes.
  3. Cocer las patatas con un poco de sal durante 20-30 min, hasta que estén tiernas. Comprobar pinchándolas.
  4. Cocer los huevos con la sal y el vinagre durante 11 minutos desde que hierva
  5. En el vaso de la Thermomix añadir el pan duro, el queso las nueces, el caldo, la bebida vegetal y batir hasta que quede una pasta similar a la de la bechamel ligera. Se puede incorporar más caldo si la pasta lo requiere.
  6. En una olla poner el aceite de oliva virgen extra con el ajo para que se poche. Cuando esté dorado incorporar la cebolla, el puerro y el apio.
  7. Mientras, en una sartén dorar el comino, apagar la sartén rápido ya que se requiere poco tiempo.
  8. Cuando el ajo y la cebolla estén dorados añadir la pasta de ají amarillo y después la gallina, el comino y la pimienta, cocinar 2 minutos.
  9. Poco a poco añadir la pasta del Thermomix. Aveces no hay que añadir toda, hasta la textura sea similar a la de un estofado.
  10. Para servir cortar el huevo y la patata al gusto, montar con el arroz blanco hervido y finalmente le ají de gallina.

Trucos y consejos

  • La gallina puede ser sustituida por pollo o pavo de calidad.
  • El nivel de picante varía según la cantidad de pasta de ají amarillo o cayena.
  • La pasta de ají se puede hacer en casa con ajíes amarillos del Mercado de Maravillas cortado en tiras y batido con caldo o bebida vegetal.
  • Cabe la posibilidad de hacer el caldo en una olla rápida u olla tradicional al chup chup, a fuego bajo y un prolongado tiempo de cocción, al menos 2 horas.
  • El caldo que sobre es útil para hacer otras recetas y se conserva bien en la nevera.
  • El plato combina a la perfección con un vaso de cerveza artesanal La Virgen.

La cocina peruana es una de las más sabrosas, cuenta con una biodiversidad con muchos alimentos, de hecho Perú ha sido elegido como destino gastronómico por excelencia. En España hay grandes platos de la cocina peruana como el ceviche de corvina y el tiradito de lubina, entre otros muchos.

Comparte esto:
Previous

LUKE – RESTAURANTE COREANO EN MADRID

Receta de lasaña casera con carne de buey y foie

Next

26 comentarios en “Receta casera de ají de gallina”

  1. Me encanta la comida peruana; ceviche, lomo saltado, y el ají de gallina, por supuesto. Esta receta la tenemos que probar en casa.

    Responder
    • Uf a mi también, y tenía muchas ganas de aprender hacer esta receta porque ya le había pedido en algún restaurante peruano y no era capaz de sacar los sabores.

      Muchas gracias, un saludo. Celeste

      Responder
  2. Te agradezco muchísimo esta receta, porque siempre la pido en todos los restaurantes peruanos a los que voy, pero no tenía ni idea de cómo se preparaba. Voy a intentarla, tiene muchos ingredientes pero es fácil

    Responder
  3. Mira que tengo ganas de preparar esta receta, que además te da el caldo para hacer un consomé una sopa bien rica, por cierto yo para hacer los huevos duros son 15 minutos, me aseguro que estan duros, duros, jejeje

    Responder

Deja un comentario