Receta casera de masa madre

| |

La masa madre es el resultado de un proceso de fermentación entre la harina, el agua, las levaduras y microorganismos presentes en la harina. Al contrario de lo que se pueda pensar, su elaboración es igual de sencilla que su conservación. Solo es necesario poner un poco de atención durante el proceso para garantizar que se cumpla correctamente.

En la propia harina existen una gran cantidad de bacterias que provocan la fermentación de las masas de forma espontánea. Este método de elaboración, es tan antiguo como los panes en los que se emplea y aporta un aroma y sabor especial a los productos.

La masa madre

Los científicos han demostrado que la masa madre producida de forma natural, es decir, a partir de harinas, como el arroz, el maíz o el trigo, consigue un producto final de mucha más calidad que los elaborados con la levadura comercial.

Sin embargo, a pesar de ser un buen método de elaboración para algunos productos como el pan, es fundamental tener en cuenta que su proceso es mucho más lento y necesita unas condiciones específicas de luz y temperatura para obtener un resultado óptimo.

Receta de masa madre

La elaboración de esta receta de masa madre es sumamente sencilla, solo se necesitan ingredientes y utensilios tan básicos como agua, harina, una cuchara, una báscula, un bote de cristal hermético y algo de paciencia. Es un proceso lento, pero poco costoso que puede aplicarse a una gran variedad de platos como la base de una pizza.

Para que se produzca la fermentación entre el agua, la harina y las bacterias presentes en esta, es necesario mezclar todos los ingredientes en un bote y esperar, al igual que con los fermentados o el kimchi.

Los alimentos elaborados con masa madre contienen una gran variedad de vitaminas del grupo B como la B1, B6 o B12 junto con numerosos minerales. Además, potencia el sabor y textura de los productos, debido al alto contenido en fibra que produce la fermentación.

Ingredientes para 2 personas

  • 40 g de agua
  • 40g de harina integral de trigo de Naturasí
  • 1 recipiente hermético de cristal
  • 1 cuchara

Elaboración de la masa madre

  1. Para elaborar masa madre casera, añadir cuidadosamente en el frasco de cristal el agua y la harina hasta conseguir una mezcla homogénea sin que queden grumos.
  2. Una vez se haya mezclado todo correctamente, tapar el frasco de cristal con la tapa y hacer una marca en el cristal que indique hasta dónde llega la mezcla.
  3. El frasco de cristal debe conservarse fuera del frigorífico, alejado de una fuente de calor.
  4. Dependiendo de la temperatura de la casa, hay que refrescar la masa madre durante cinco o seis días. Para ello, retirar la mitad de la mezcla, 40 g aproximadamente y añadir otros 40 g, compuestos de 20 g de agua y 20 g de harina integral. Repetir el proceso en los días sucesivos hasta que hayan pasado 5 o 6.
  5. Guardar en el frigorífico para que no siga fermentando o usar.

Trucos y consejos

  • Para la elaboración de esta receta se pueden utilizar todo tipo de harinas, incluida la blanca refinada, aunque el proceso de fermentación puede variar. En el caso de las personas intolerantes al gluten, se puede realizar con una harina de arroz o maíz.
  • Para preparar pan solo es necesario un poco de la masa madre, harina, agua y sal.
  • En algunas recetas se añaden otros ingredientes como pasas o nueces.
  • Se recomienda no utilizar la totalidad de la mezcla, ya que si no habría que realizar de nuevo todo el proceso de fermentación para disfrutar de la masa madre en otro momento.
  • Una bebida de fermentación, perfecta para acompañar un plato elaborado con masa madre es la kombucha de manzana y jengibre.

Esta receta de masa madre es ideal para elaborar alimentos de gran calidad y valor nutritivo. Es un proceso perfecto para elaborar pan, tanto una hogaza como pan de cereales, alejado de los industriales.

Comparte esto:
Previous

Receta casera de curry rojo de langostinos

Receta casera de calabacines rellenos de pisto

Next

24 comentarios en “Receta casera de masa madre”

  1. Que bien me viene este artículo. Hemos hecho un primer intento (aunque con harina integral de avena, que es la única que hemos conseguido encontrar) y no ha salido bien. Vamos a volver a intentarlo siguiendo estos pasos.

    Responder
  2. Yo tengo la mía en marcha. A ver si lo consigo porque lo he intentado un par de veces y me quedo un churro jajaja. Yo creo que esta vez va bien la cosa.
    Decirte que el directo me encantó. Esperando con ganas el de pan .

    Responder
  3. ¡Qué guay! En casa llevamos preparando pan con masa madre desde el inicio de la cuarentena. Seguimos los pasos de Yban Yarza y cada vez perfeccionamos mejor la técnica. 🙂
    Un abrazo,
    Karime

    Responder
  4. Yo he empezado mi masa madre y es mi tercer intento, solo una cosa, al quinto día esta formada la masa madre, pero la tienes que continuar alimentando todos los días, espero que la mía resulte porque hasta el segundo día no subió y ayer volvi a alimentarla y no me ha subido nada, hoy he vuelto a hacer lo mismo, bueno ya veremos, dicen que a la tercera va la vencida, esperemos.

    Responder
  5. Hola, h.Hace mucho tiempo intenté hacerla y la verdad, se me cortó, no siguió creciendo. Tengo que volver a intentarlo, porque ciertamente es muy fácil de hacer. Gracias por la “receta”

    Responder
  6. No le pones ninguna fruta? Que curioso, el otro día vi un directo con un repostero y decía que siempre fruta. Imagino que cada maestría lo tiene su líbrelo, me anoto tu receta

    Responder

Deja un comentario