Receta casera de albóndigas con tomate

| |

Las albóndigas en salsa, ya sea de tomate, cebolla, sidra e incluso almendras, son un plato popular a nivel internacional que se ha adaptado a las culturas culinarias de cada país. Desde la comida tradicional mexicana, pasando por la española hasta la árabe, han surgido una gran variedad de formas de preparas las albóndigas, con diferentes salsas y especias.

Muchas teorías afirman que el origen de las albóndigas se sitúa en Roma, aunque algunas salsas que la acompañan, como la de tomate, son mucho más recientes y llegaron desde América. Además, la receta original consistía en carne picada y pan duro humedecido con un puñado de especias.

Las albóndigas con tomate

 Las albóndigas, con salsa de tomate o no, son uno de los platos más versátiles de la cocina puesto que admiten una infinidad de formas de elaboración. Solo en Turquía existen más de 80 tipos de albóndigas y variedades en función de la región. En Italia y Estados Unidos se añaden a platos de pasta como los espaguetis.

Sin embargo, la forma más común de prepararlas es formando pequeñas bolas de carne picada pasadas por harina y posteriormente fritas en una sartén. También existen otras alternativas más saludables como cocinarlas al horno.

Receta de albóndigas con tomate

En esta receta de albóndigas, la salsa está elaborada a base de tomate natural ecológico, una de las formas más sanas de añadir un toque de sabor a la carne picada. El tomate es un alimento bajo en calorías, aproximadamente 18 por cada 100 gramos, y está compuesto en su mayoría por agua. Por ello, uno de los principales beneficios del consumo de tomate es su poder antioxidante y mejora de la circulación sanguínea.

Por su parte, la carne de estas albóndigas también está preparada de forma natural, mezclando ingredientes de calidad sin conservantes ni colorantes artificiales. Así pues, este plato es una opción excelente tanto para personas deportistas, como para las que simplemente buscan una alimentación sana.

Ingredientes para 4 personas

Elaboración de las albóndigas con tomate

  1. Para preparar esta receta de albóndigas con tomate, primero hay que elaborar la carne picada. Para ello, introducir la carne en un bol, una pizca de sal y pimienta, el pimentón de La Vera y la grasa de cerdo ibérico. Mezclar todo correctamente a mano o con la Thermomix.
  2. Para preparar las bolas, untar las manos en harina de garbanzo y, una vez hechas, reservar.
  3. Posteriormente, preparar el sofrito añadiendo 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una sartén. Agregar la cebolla, el ajo, una pizca de sal y cuando estén a medio dorar, añadir la zanahoria y sofreír todo junto. Una vez dorado, añadir el vino blanco y dejar evaporar hasta la mitad.
  4. Agregar abundante aceite de oliva virgen extra en una sartén. Cuando esté caliente, echar las albóndigas y freír poco a poco. Una vez fritas, colocar un papel de cocina debajo para eliminar el exceso de aceite.
  5. Colocar las albóndigas en un recipiente apto para horno, como una cocotte. Posteriormente, añadir el sofrito, la salsa de tomate y finalmente un vaso de caldo casero de pollo agua templada.
  6. Introducir en el horno a 160-180 grados. Colocar en la bandeja de la mitad del horno con un horneado convencional, durante 45 minutos aproximadamente. Para saber si están hechas las albóndigas, revisar el punto de la salsa del tomate y la textura de la carne.
  7. Para servir es mejor que estén muy calientes. Colocar unas hojas frescas por encima para añadir un toque de frescura al plato y añadir una guarnición de patatas fritas, arroz o pasta.

Trucos y consejos

  • Elaborar las albóndigas con tomate y un poco de grasa de cerdo ibérico aporta jugosidad y potencia el sabor. Sin embargo, la grasa también se puede sustituir por un poco de aceite de oliva virgen extra en la mezcla de la carne picada. También se puede utilizar bacon de calidad, aunque hay que tener en cuenta que le dará un toque más ahumado al plato.
  • La mezcla de especias que se utilice variará el sabor del plato. Si en vez de tomate se prepara otra salsa, se puede elaborar con una mezcla de especias con canela, comino etc. Siendo un plato más similar a la cocina árabe.
  • Si el tomate en conserva elegido es ligeramente ácido, se puede añadir una cucharadita de azúcar o un ingrediente similar al guiso.
  • Un vaso de cerveza artesanal Abadía combina muy bien con este plato.

Las albóndigas con tomate son una receta popular apta para todos los gustos, especialmente para l@s más pequeñ@s de la casa. Además, son ideales para hacer una gran cantidad y servir de batchocking semanal o incluso, poder congelarlas.

Comparte esto:
Previous

Receta de tagliatelle al ragù bianco de cordero con pétalos de alcachofas crujientes

Receta casera de ceviche templado de corvina

Next

27 comentarios en “Receta casera de albóndigas con tomate”

  1. Son todo un clásico, nunca me he animado a hacerlas con tomate pero voy a aprovechar una carne picada de Discarlux que tengo congelada para hacerlas así.
    Gracias por la receta,
    Un abrazo,
    Iris Fogones

    Responder
  2. Unas buenas albondigas con patatitas fritas, que cosa más rica. De las últimas veces que las comí en un restaurante las albóndigas eran de vaca vieja, y no te quiero contar como estaban…

    Responder
  3. Muy ricas las albóndigas con tomate, pero las que más me gustan eran las que hacía mi madre y que mis hijas me las piden mucho, mi madre las bordaba,

    Responder

Deja un comentario