RECETA DE ALBÓNDIGAS CON TOMATE CASERO

| |

Hay muchas recetas para hacer albóndigas de carne, con tomate, picantes, con patatas, con pasta o las de toda la vida que hacía mi abuela, con salsita para no parar de mojar pan, ¿cuáles son tus preferidas?

En mi caso, prefiero las de carne, verduras o pollo a las de pescado. De hecho, una vez traté de hacer unas de rape y me quedaron enormes, ¡como si fueran planetas! Creo que ha sido el peor resultado de mi vida culinaria.

LAS ALBÓNDIGAS 

Parece ser que el origen de las albóndigas viene de Roma, aunque las salsas como el tomate son mucho más recientes, pues fue un alimento que vino de América, y ojo, es un fruto no una verdura, como se piensa.

La receta original, que podría considerarse de aprovechamiento, además de dar uso a carnes no tan nobles, consistía en carne picada, pan duro humedecido y especias. Realmente, era muy similar a la actual, a la que se pueden añadir trocitos de grasa de cerdo ibérico, bacon, diferentes tipos de carne, frutas deshidratadas, ajo, etc.

RECETA DE ALBÓNDIGAS CON TOMATE

Las albóndigas, ya sea con tomate u otra salsa, son un plato frecuente en muchas casas donde impera la cocina tradicional española, en la que se piensa cuando se lleva mucho tiempo comiendo fuera, es decir la hecha en casa, con tiempo, buen producto y cariño.

INGREDIENTES

ELABORACIÓN DE LAS ALBÓNDIGAS CON TOMATE

  • Para hacer unas albóndigas con tomate de chuparte los dedos, primero preparar la carne. Para ello, poner la carne picada en un bol, la pizca de sal y de pimienta, el pimentón de La Vera y la grasa de cerdo ibérico y mezclar bien a mano o en la Thermomix.
  • Para hacer las bolas, poner harina de garbanzo en las manos que ayuda a formarlas, una vez hechas, reservar.
  • Luego hacer el sofrito, poner en una sartén cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra, la cebolla, el ajo y una pizca de sal, cuando estén a medio dorar, añadir la zanahoria y sofreír. Una vez doradito, añadir el vino blanco y dejar evaporar hasta la mitad.
  • Poner abundante aceite de oliva virgen extra para freír en una sartén, cuando esté caliente añadir las albóndigas, freír poco, es interesante que queden fritas por fuera y muy poco hechas por dentro. Una vez fritas poner en un papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.
  • Poner las albóndigas en un recipiente apto para horno, en este caso he usado mi cazuela de Le Creuset, ya que tiene tapa, convive muy bien con el calor y hace unas cocciones maravillosas. Añadir el sofrito, luego añadir la salsa de tomate y finalmente añadir un vaso de caldo casero de pollo o de agua templada.
  • Meter en el horno a 160 o 180°, bandeja a la mitad, horneado convencional, aproximadamente 45 minutos. Estas indicaciones variarán en función del recipiente elegido y la olla elegida. Para saber si están hechas las albóndigas, revisar el punto de la salsa de tomate y la textura de la carne.
  • Para servir, mejor que estén muy calientes, poner unas hojas frescas por encima y en cuanto a la guarnición, ideal con unas patatas fritas, arroz, pastas, etc.

TRUCOS Y CONSEJOS

  • Hacer las albóndigas con tomate con un poco de grasa de cerdo ibérico va a aportar jugosidad y potencia de sabor. Si no se quiere añadir, se debería sustituir por un poco de aceite de oliva virgen extra en la mezcla de la carne picada, por ejemplo, dos cucharadas. También se puede sustituir por bacon de calidad, solo hay que tener en cuenta que le dará un toque ahumado.
  • La mezcla de especias que se utilice, aportará un sabor o otro, de hecho, si en vez de tomate se utiliza otro tipo de salsa se puede hacer una mezcla de especias con canela, comino, etc. siendo un plato más similar a la cocina árabe.
  • La calidad de la carne es muy importante, ya que, aunque este plato admite carnes menos nobles, es importante que la materia prima sea buena.
  • Si el tomate en conserva elegido es ligeramente ácido se puede añadir una cucharadita de azúcar o similar al guiso.
  • Si no se tuviera harina de garbanzos se puede utilizar harina convencional.
  • Se puede añadir una yema de huevo a la carne picada, solo habría que tener en cuenta que quedaría demasiado líquida, por ello habría que compensarla con otro ingrediente tipo harina, pan rallado, etc.
  • Es importante dorar bien el ajo y la cebolla sin que se queme, para que aporte sabor y no repita.

Las albóndigas con tomate son una de esas recetas que gustan a todas las personas, muy recomendadas para l@s pequeñ@s de la casa. Además de ser, ideales para hacer en gran cantidad y servir de #batchcooking semanal o incluso, poder congelarlas.

Comparte esto:
Previous

RECETA FÁCIL DE CALABACÍN RELLENO

RECETA DE CREMA DE ESPÁRRAGOS BLANCOS CON HUEVO ESCALFADO

Next

25 comentarios en “RECETA DE ALBÓNDIGAS CON TOMATE CASERO”

  1. Son todo un clásico, nunca me he animado a hacerlas con tomate pero voy a aprovechar una carne picada de Discarlux que tengo congelada para hacerlas así.
    Gracias por la receta,
    Un abrazo,
    Iris Fogones

    Responder
  2. Unas buenas albondigas con patatitas fritas, que cosa más rica. De las últimas veces que las comí en un restaurante las albóndigas eran de vaca vieja, y no te quiero contar como estaban…

    Responder
  3. Muy ricas las albóndigas con tomate, pero las que más me gustan eran las que hacía mi madre y que mis hijas me las piden mucho, mi madre las bordaba,

    Responder

Deja un comentario

En cumplimiento de de la Ley, te informo que este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más Información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar