Receta casera de lasaña de calabacín

| |

La lasaña de carne, calabacín, atún o cualquiera de sus versiones, es un plato representativo de la cocina italiana, la cual se caracteriza por el abundante uso de pasta: macarrones, tagliatelle, raviolis o fetuccini, entre otros muchos.

Aunque la lasaña sea uno de los iconos de la cultura culinaria de Italia, resulta que la palabra “lasaña” proviene del griego “lasanon”, a través del latín “lasanum”, que se refiere al recipiente en el que se cocinaba y no a la receta como tal.  Según numerosos estudios, las primeras lasañas datan de la Antigua Grecia, donde algunos filósofos como Cicerón ya la mencionaban en sus textos.

La lasaña de calabacín

Una de las versiones más saludables de preparar la lasaña tradicional de pasta es de calabacín, aunque admite sinfín de combinaciones con otras hortalizas como la berenjena, el pimiento, la zanahoria, etc. Así como con carne de vacuno, de cerdo o de pollo.

Asimismo, es posible elaborarla de diversas maneras, aunque la más común es al horno. Este método de preparación es perfecto para economizar el tiempo y emplearlo en otras tareas, solo es necesario coger el punto exacto para conseguir una textura adecuada, ya sea de la pasta o cualquier otro plato.

Receta de lasaña de calabacín

Esta lasaña de calabacín es una versión ligera y saludable al mismo tiempo. Es perfecta para una alimentación con pocas calorías, sin gluten y llena de sabor.  Se podría preparar con cualquier otro relleno, pero debe cumplir un requisito, que sea con ingredientes cremosos, pues no contiene ni tomate, ni bechamel.

El consumo de calabacín es ideal para aquellas personas que desean perder peso debido a su bajo aporte calórico además de saciar el apetito gracias a su alto contenido en fibra y agua. Por otro lado, también se caracteriza por poseer altas cantidades de vitaminas del grupo A, B, C y E, las cuales aportan la energía necesaria para realizar las tareas del día a día.

Ingredientes para 4 personas

  • 1 batata o boniato pelado y cortado en cubitos de La Huerta de Aranjuez
  • 1 taza de lentejas rojas lavadas de NaturaSí
  • 2 cucharaditas de especias al gusto: comino, cúrcuma, pimienta, etc.
  • 1 zanahoria pelada y cortada en cubitos
  • 1 cebolleta cortada en medias lunas
  • 1 calabacín grande cortado en láminas muy finas de Ecocentro
  • 1 cucharada de AOVE
  • 100 g de queso fresco de cabra de Quesos La Cabezuela

Elaboración de la lasaña de calabacín

  1. Para hacer las lentejas rojas, primero pochar la cebolla, con una pizca de sal, a fuego lento en una sartén (sin tapa) con 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  2. Añadir la zanahoria y la batata. Luego, agregar las lentejas.
  3. Cubrir los ingredientes con agua, hasta 1 dedo por encima.
  4. Tapar, llevar a ebullición y cocer a fuego lento durante 45 min.
  5. Rectificar de sal y añadir especias al gusto.
  6. Para hacer la lasaña de calabacín, elegir un molde de horno tamaño mediano.
  7. Engrasar con un poco de aceite de oliva virgen extra la base y los laterales.
  8. Crear una base de doble capa de calabacines.
  9. Escurrir las lentejas y crear una capa de lentejas.
  10. Crear otra capa de calabacín y lentejas. Así sucesivamente.
  11. Terminar con una capa de calabacín y cubrir con el queso rallado.
  12. Hornear 20 minutos a 180 grados. Los últimos 5 min poner la función grill.
  13. Servir en el mismo molde apto para horno y dejar que pierda calor.

Trucos y consejos

  • Esta receta no contiene gluten ni huevo.
  • Es recomendable consumir las lentejas al día siguiente o unas horas después de cocinarlas. Como alternativa se pueden hacer lentejas al curry.
  • Para que el calabacín se corte con facilidad viene muy bien un pelador de patatas de hoja ancha y bien afilado.
  • Se pueden salpimentar las láminas de calabacín antes de colocarlas en el molde.
  • Si se le quiere dar un toque más cremoso, añadir una falsa bechamel.
  • También se puede rellenar de boloñesa.
  • Y para maridar, iría ideal con una kombucha casera.

Esta lasaña de calabacín es una receta ligera, sencilla, sabrosa y de aprovechamiento, ideal para invertir el tiempo en otras tareas mientras se hornea. Otras lasañas más tradicionales son la de boletus o la lasaña de calabacín y boloñesa.

Comparte esto:
Previous

¿CÓMO INCLUIR EL YOGA Y LA COMIDA SALUDABLE COMO UNA NUEVA RUTINA?

Receta fácil de nutella casera

Next

25 comentarios en “Receta casera de lasaña de calabacín”

  1. Adroro las lasañas vegetales, sin placas, y no tiene nada que ver con las calorías, es simplemente porque me parecen deliciosas y que gustan mas que no placas de pasta, queda menos firme, pero está mucho más rica

    Responder
    • Muchas gracias!!! Pues parece que en todo lo que comentas estamos totalmente de acuerdo. Yo utilizo el calabacín porque me resulta delicioso, ligero, nutritivo y divertido 🙂
      Un abrazo
      Verónica

      Responder
  2. Qué encanta, Vero! Es una combinación deliciosa, nunca se me habría ocurrido! Es una idea genial cambiar la pasta de lasaña por láminas de calabacín, así el plato es más ligero, es perfecto.
    Me voy animar con tu receta!
    Un abrazo,
    Iris Fogones

    Responder

Deja un comentario