Receta de natillas caseras de vainilla

| |

Las natillas caseras son uno de los dulces clásicos de la cocina española junto con otros tan típicos como las torrijas o el roscón de Reyes. Es una de las recetas más habituales de repostería presente en los restaurantes que hay a lo largo de la geografía española.

Gran parte de esta popularidad se debe a su sencilla y rápida elaboración, no requiere gran conocimiento de cocina, al contrario de lo que se puede pensar. Asimismo, es perfecta para preparar con l@s más pequeñ@s de la casa, al igual que otras recetas como los fingers de pollo, e ir haciéndoles partícipes de la cocina, y, sobre todo, de la importancia de comer bien y sano.

Las natillas caseras

Al igual que sucede con muchas recetas, el origen de las natillas caseras es incierto. La historia cuenta que su nacimiento se ubica en los conventos europeos, lo que coincide con la cultura de austeridad practicada por los religiosos tradicionalmente. Su coste es reducido, pero al mismo tiempo es una receta con gran riqueza nutricional, debido al aporte de calcio de la leche y la proteína de los huevos.

Otra teoría afirma que su origen se sitúa en Francia, durante la época del Renacimiento. La introducción de las especias durante la Edad Media, entre ellas la canela, trajo consigo la vuelta a los placeres mundanos, entre ellos el de la comida y los dulces manjares. Este postre recuerda mucho a la famosa crème brûlée o a la crema catalana, con los huevos y el azúcar como ingredientes en común, aunque difieren en su cocinado.

Receta de natillas caseras

Para elaborar esta receta de natillas caseras, así como cualquier otra, la clave reside en utilizar ingredientes de calidad y proximidad en beneficio de la economía local y el cuidado del medioambiente. Como en otros platos, se proponen dos maneras para elaborar estas natillas: un Thermomix, y otra de forma manual. Ambas elaboraciones son muy sencillas y el tiempo varía apenas unos minutos.

Uno de los ingredientes estrella de las natillas son los huevos, una fuente de proteínas y aminoácidos esenciales para el proceso de regeneración de las células. También es un poderoso antioxidante gracias a su elevado contenido de triptófano y tirosina, las cuales previenen la aparición de problemas cardiovasculares y cáncer.

Ingredientes para 6 personas

  • 600 ml de leche de Cubillo Premium Milk
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla o azúcar avainillado de Vahiné
  • 1 limón para usar su piel, solo la parte amarilla de Naranjas Foios (opcional)
  • 130 g de azúcar de Azucarera
  • 1 cucharadita de harina de maíz (opcional)
  • 3 huevos medianos de La Dehesa El Milagro
  • 1 rama de canela de Casa Ruiz (opcional)
  • 1 cucharadita de canela en polvo (opcional)
  • 6 galletas tipo María (opcional)

Elaboración de las natillas caseras

Con Thermomix

  1. Para elaborar esta receta de natillas caseras primero hay que aromatizar con limón. Para ello añadir el azúcar y la piel del limón en el vaso durante 30 segundos, velocidad 7.
  2. Incorporar el resto de los ingredientes y programar 8 minutos, 90º en velocidad 4.
  3. Programar de nuevo 2 minutos, sin temperatura y sin el cubilete.
  4. Colar las natillas en los moldes. Este paso es opcional, pero es aconsejable para que no queden hebras del huevo ni trozos de cáscara de limón.
  5. Deja enfriar en la nevera durante al menos 4 horas.
  6. Una vez frías las natillas, servir con una galleta y espolvorear con canela en polvo.

A mano

  1. Al igual que con Thermomix, lo primero es aromatizar la leche. Ponerla a cocer en un cazo con la piel del limón y la rama de canela si se desea.
  2. Cuando empiece a cocer, retirar del fuego y tapar. Infusionar durante 10 minutos.
  3. En un bol, mezclar muy correctamente el azúcar con los huevos.
  4. Incorporar a la mezcla anterior la leche infusionada y ponerlo todo al baño maría durante 10-15 minutos, a fuego medio bajo, removiendo de manera constante.
  5. Continuar siguiendo el punto 4 anterior.

Trucos y consejos

  • Si se elabora la receta con Thermomix y los ingredientes están recién sacados de la nevera, hay que programar 10 minutos en vez de 8.
  • El azúcar puede sustituirse por stevia o panela.
  • Si se desea que la galleta quede más blandita, hay que ponerla en los cuencos justo al servirla
  • Hay que tener en cuenta que las natillas necesitan entre 3 y4 horas de frío, por lo que conviene calcular bien los tiempos para que estén perfectas a la hora de consumirlas.
  • Es un dulce que aguanta perfectamente 3 días en la nevera, así se puede prepararlas con antelación. Además, cuanto más reposan los sabores, más ricas están.
  • Si se elaboran a mano hay que tener el fuego bajo-medio. Aunque tarden más en hacerse así no se pegan y no aparecen grumos.
  • Esta receta se puede hacer sin gluten, simplemente no se añade la galleta.
  • Para acompañar se puede tomar una taza de café.

Esta receta de natillas caseras es un postre que siempre triunfa, con el añadido de que son muy sencillas y rápidas de hacer. Aunque hay que consumir con moderación las preparaciones dulces, este postre aporta una cantidad importante de nutrientes muy beneficiosos para el organismo. Otra receta de postre deliciosa es una tarta de queso sin horno.

Comparte esto:
Previous

¿DÓNDE COMPRAR QUESOS Y LÁCTEOS ARTESANALES ONLINE?

Receta casera de ossobuco

Next

27 comentarios en “Receta de natillas caseras de vainilla”

  1. Me encantan los postres tradicionales como estas natillas y precisamente yo tambien las tengo en el blog desde hace mucho y coincidimos en la historia, se ve que nos hemos ido a documentar a la misma fuente, jejeje.

    Responder
  2. me encanta que des siempre opcion con y sin thermomix. me gustan un montón las natillas, siempre me recuerdan a las que me hacía mi madre y mi abuela, con la galleta María flotando…

    Responder
    • Tengo amigas que no tienen Thermomix y siempre me piden la versión sin, así que mejor ponerla.
      Creo que las natillas son uno de los postres que más nos traslada a la infancia, es genial.
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder
    • Sencilla, rica y sana, me encantan las recetas así. No sé qué tienen las natillas que consiguen transportarnos a la infancia.
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder
  3. Me chiflan las natillas, tengo que reconocer que sólo las como cuando mis madre las prepara y en en Semana Santa, no me preguntes por qué… jajaja. Voy a animarme con tu recete porque parecen fáciles! Muchas gracias.

    Responder
    • Bueno, es que como la comida de una madre hay pocas cosas, ¡así que te entiendo!
      Son súper fáciles de preparar, anímate y cuéntanos 🙂
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder
  4. Dime natillas y lo dejo todo. Antes, hace muchos años, hacía esas de sobre cuando era estudiante, que en esos tiempos me sabían a gloria, pero ahora dónde esten unas buenas natillas caseras, que se quite todo lo demás. A mí me gustan con la galleta blandita. La pongo el servir los cuencos.

    Responder
    • Efectivamente, yo pienso lo mismo. Recuerdo que mi madre usaba unos polvos de flan royal con los que se podían hacer las natillas, y nos encantaban, pero es que las caseras de verdad superan a todo.
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder
    • Ingredientes sencillos y de gran calidad, no hace falta complicarse mucho más en la cocina para tener un postre delicioso.
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder
    • Nunca las he tomado para desayunar, pero voy a aprovechar que aún me quedan para desayunar mañana.
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder
    • Ahora es lo más importante, ayudar a nuestros productores locales, que tienen un producto de lo más increíble.
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder
  5. ¡Qué ricas Irene! Y qué poquísimos ingredientes, por cierto!! En casa también compramos Cubillo. Leche TOP!! ¿Has probado su flan de queso? Es de otro mundo!!
    Un abrazo,
    Karime

    Responder
    • ¡Tienen unos productos espectaculares! El flan aún no lo he probado, pero seguiré tu recomendación para el siguiente pedido.
      Anímate a hacer las natillas, son súper sencillas y salen deliciosas.
      Un abrazo,
      Iris Fogones

      Responder

Deja un comentario